Programa de Doctorado en Ciencias Físicas consigue nueva reacreditación de nueve años

Académicos y alumnos recuerdan el largo camino que ha recorrido el programa y que ha graduado a 75 personas entre ambas casas de estudio

La reciente reacreditación por nueve años que obtuvo el programa de Doctorado en Ciencias Físicas que la Universidad Técnica Federico Santa María (USM) imparte en conjunto con la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV), fue un gran paso que vino a reafirmar el excelente trabajo que se encuentran desarrollando.

Pero este mérito no ha sido al azar, es fruto de un trabajo mancomunado de varios años. Tal como lo señala el Director del programa profesor Dr. Alfonso Zerwekh. “Fue un proceso largo y muy trabajoso. En realidad, comenzó hace unos 5 años cuando comenzamos a preparar la certificación internacional ante la Asociación Universitaria Iberoamericana de Postgrado (AUIP). Ese exitoso proceso fue una “evaluación a mitad de camino” que nos permitió identificar debilidades y nos dio tiempo de hacer mejoras y así prepararnos de mejor manera para la acreditación. El proceso en sí mismo (confección de informes, etc..) tomó unos dos años. Hubo que recolectar y procesar gran cantidad de información”.

Todo este trabajo, reconoció el Prof. Zerwekh, es en gran mérito del Director anterior, el profesor Dr. Patricio Häberle. “Yo formé parte de la comisión que recolectó los datos y redactó el informe de autoevaluación. Al final del proceso sustituí al profesor Häberle como Director del Programa, pero el liderazgo durante todo el proceso fue suyo” agrega.

Esta acreditación, que es por 9 años, enfatiza Zerwekh, “es un reconocimiento de que nuestro doctorado es uno de los mejores del país – en cualquier área –  y es un motivo de orgullo para el departamento y la Universidad”.

Cabe destacar que este programa, que es impartido desde 1999 en conjunto con la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, a lo largo de su existencia, ha graduado a 75 doctores, 52 de la USM  y 23 de la PUCV.

Durante este año, el desarrollo del programa ha sido particularmente complejo. “Este año es un poco extraño y excepcional por las circunstancias que estamos viviendo, pero estamos trabajando para tornar el programa aún mejor y continuar haciendo ciencia del más alto nivel internacional” concluye.

FORMACIÓN DE NUEVAS GENERACIONES DE CIENTÍFICOS

Uno de los académicos de la Universidad que ha visto y ha sido parte de este proceso desde sus comienzos, es el profesor Dr. Patricio Vargas. Por sus clases han pasado no sólo estudiantes de postgrado sino también de pregrado, pues, como él dice, la enseñanza de la física es algo a lo que con el tiempo le ha tomado cada vez más el gusto, y eso lo ha llevado a que varios estudiantes del programa hayan seguido sus líneas de investigación, algunos de ellos, transformados hoy en colegas.

“Desde mi incorporación a la USM, en el 2000, he podido notar una gran evolución del programa. La cantidad de estudiantes se ha incrementado notablemente y se han sumado nuevos académicos al programa, tanto en nuestra Universidad como en la PUCV, y con ello el surgimiento de nuevas áreas y líneas de investigación” añade el académico.

Si bien todo proceso de acreditación es complejo, Vargas cuenta que “tomó un par de años, lo que podría parecer lento, pero así son estos procesos donde se requiere recopilar y analizar gran cantidad de antecedentes e información, y contó con la participación de muchos profesores, funcionarios, estudiantes y graduados”.

A lo largo de estos años, Vargas ha visto graduarse a varias generaciones de nuevos doctores.  “He sido profesor guía de 10 estudiantes que obtuvieron su grado de Doctor bajo mi supervisión, todos ahora trabajando en diferentes instituciones en Chile y en el extranjero, algunos de ellos ya han también graduado a doctores, a sus propios estudiantes. Dos están acá en la USM, uno de ellos es actualmente académico, colega mío, el Dr. Eric Suárez, y el segundo, el Dr. Juan Manuel Florez, Investigador Joven” recuerda Vargas. Agrega, además, que “el aumento en las postulaciones e ingreso de estudiantes provenientes de otros países, ha sido un factor positivo y de gran aporte para el programa”.

DOCTORADO DE EXCELENCIA

Esta reacreditación obtenida viene a ratificar el nivel de excelencia que tiene el programa de Doctorado en Ciencias Físicas, reconocido así no sólo por sus académicos, sino también por sus estudiantes.

“Es de excelencia, dentro de los pocos que hay en el país, se puede comparar con cualquier doctorado del mundo, sobre todo en las áreas teóricas. En cuanto a la calidad de nuestro doctorado, es de los mejores de Latinoamérica” agrega Vargas.

LA VISIÓN DE LOS ALUMNOS

Esta visión de excelencia, también es compartida por los estudiantes. Jorge Flores, alumno del programa asegura que eligió el doctorado de la USM/PUCV “porque es el programa más completo en Física a nivel nacional, y mi idea era encontrar un tema de interés que me motivara a seguir investigando, además hay que sumarle el prestigio de salir con un Doctorado en Física de la USM”.

Flores, añade que, si bien “el Doctorado es complicado, es mucho estudio, es un nivel superior de exigencia, eso es muy desafiante y muy motivante a nivel personal. En general mi experiencia ha sido buena, he aprendido muchísimo, he conocido y he compartido con personas geniales en el departamento de Física de la USM, gente que ha dedicado su vida a la Física, eso es muy motivador”.

Después de terminar su tesis doctoral, que la está desarrollando en el área de Materia Condensada, Flores desea seguir investigando. “Mi plan es hacer un postdoctorado y  seguir investigando en esta área y ojalá poder desarrollar aplicaciones científicas y tecnológicas derivadas de mi investigación”.

Daniel Salinas, también alumno del programa, lo eligió por su pasión por la física, y cursarlo se dio de manera natural. “Durante la última etapa de mi Licenciatura en Física mención Astronomía, hubo dos aspectos fundamentales que me llevaron a ingresar al Doctorado en Física en la USM, la primera fue mi inclinación hacia un área específica de la Física que se hizo cada vez más notoria, tenía mucho interés en comprender los misterios del mundo subatómico, estaba muy maravillado con los aspectos y fenómenos sobre el mundo de las partículas, que a su vez lo componen todo en el universo y al mismo tiempo existía el desafío matemático que conlleva, eso me lleva al segundo aspecto, mi tesina de licenciatura la desarrollé con un gran profesor e investigador que realizó su doctorado en la misma institución, y que dedica su vida a las matemáticas que usan en la física de partículas y las teorías de campos, de donde yo obtuve una visión más analítica y una cercanía con el mundo de la investigación, creo firmemente que esa situación orientó voluntaria o involuntariamente mi ingreso al programa de postgrado de la USM. Mi gran interés por un área de la Física de Partículas eso me lleva a pensar sólo en esta Universidad” agrega.

Tanto en lo profesional como en lo personal, para Salinas, el “Doctorado en Ciencias Físicas debe ser una las experiencias más gratificantes y hermosas que uno puede desarrollar durante su vida, y por otro lado es una relación muy profunda, donde uno logra ver realmente quien es cuando se mira al espejo, es la etapa donde uno se entrena y se forma con errores y victorias. Hoy me encuentro en la etapa final de mi Doctorado, y me parece, que fue la mejor decisión que logré tomar. Sé que el Doctorado que imparte el Departamento de Física está pensando en formar capital humano avanzando del nivel más sólido que he visto, logrando estar a la par de cualquier doctorado del mundo, y esto no solo por el aspecto formativo que tiene, sino porque ocurren algunas cosas muy particulares, es un departamento con una gran variedad de académicos del nivel más alto en las líneas que se desarrollan, esto suena un poco a elogio, pero el trasfondo de esto es que a uno como estudiante lo posiciona en la frontera de conocimiento”.

Otro aspecto fundamental que ocurre, señala Salinas, es que “todos los años hay profesores (o investigadores) visitantes que están varios meses, profesores que son grandes investigadores con los cuales uno, como estudiante, tiene la oportunidad de tener conversaciones y debates que son esenciales en nuestro desarrollo como estudiante, además hay un programa se seminarios dictados por grandes investigadores invitados durante los 11 meses de actividad academica del año. Por último, otro punto importante que no podemos dejar de mencionar, es la visión global del doctorado, es parte esencial que las y los estudiantes del programa realicen pasantías en universidades de otros países” enfatiza.

Sobre el futuro, Salinas concluye que “me gustaría seguir desarrollándome como un investigador, lograr contribuir y construir un buen camino en la investigación para así entender un poco más el mundo”.