Académico USM participa en evento de observatorio de rayos gamma más grande del mundo

El Dr. Claudio Dib, profesor del Departamento de Física, formó parte de la presentación de CTA-Sur, observatorio astronómico de rayos gamma de última generación, que se instalará en nuestro país.

Con el fin de dar a conocer una serie de videos sobre CTA (Cherenkov Telescope Array, en inglés), el observatorio de rayos gamma más grande hasta ahora, y en el contexto del Día de la Astronomía, dicha institución organizó un evento online en español, que contó con la presencia del profesor del Departamento de Física de la Universidad Técnica Federico Santa María, Dr. Claudio Dib, junto al profesor de la Universidad de Chile, Dr. Walter Max-Moerbeck.

El académico es uno de los miembros del consorcio CTA en nuestro país. En la cita también participaron el administrador de la Sede CTA-Sur, Volker Heinz; y la Coordinadora de ESO para CTAO, Lieselotte Jochum.

“Este fue un evento de difusión del nuevo observatorio de rayos gamma que se instalará en el norte de Chile. Es un proyecto que lleva más de 10 años de planificación por científicos a nivel mundial”, explica el profesor Dib, agregando que el fin de estos telescopios es “detectar los rayos gamma de las más altas energías que vienen del Cosmos”.

“Es un gran desafío para observar todo el cielo, y por ello CTAO usará dos conjuntos de telescopios: uno en el hemisferio norte (CTA-Norte) y otro en el hemisferio sur (CTA-Sur). Rayos gamma de más baja energía, que son muy frecuentes, se captan directamente con satélites y sondas espaciales fuera de la atmósfera, pero los de muy alta energía, que son menos frecuentes, sólo se pueden detectar indirectamente desde tierra usando la atmósfera como «material detector»”, agrega el profesor del Departamento de Física.

En el caso de CTA, el académico también señala que “los telescopios detectan la luz que produce la lluvia de partículas subatómicas, que a su vez se produce cuando los rayos gamma chocan con los átomos en las capas altas de la atmósfera. Esta luz se produce por el llamado efecto Cherenkov, que ocurre cuando las partículas se mueven más rápido que la luz en la atmósfera”.

Ciencia de primer nivel en Chile

Para el Dr. Dib estos son pasos que hay que ir dando, desde la primera instalación de telescopios, a la capacitación en observación y posterior construcción de tecnología astronómica en suelo chileno. “El que CTA sea un consorcio a nivel mundial donde además existan miembros chilenos nos pone como colaboradores del proyecto. Ya no solo contamos con el territorio, sino también con las capacidades para competir, negociar y colaborar directamente”.

Respecto a la importancia de este tipo de alianzas y proyectos para la formación de futuros profesionales, el profesor destaca que “habiendo científicos chilenos participando, habrá estudiantes que también harán lo mismo. La cercanía geográfica de este gran instrumento nos da la oportunidad de aumentar la valoración de la exploración científica en el país y así mismo motivar a las nuevas generaciones de jóvenes interesados en ciencia. Si esto sigue avanzando, en el futuro quienes lideren iniciativas de este tipo ya no vendrán necesariamente de afuera sino también de nuestra región, en colaboración con el resto de expertos mundiales”.

Ver noticia original: Aquí