Grupo Asesor de Snowmass nombra a director de nuestro Departamento de Física, Claudio Dib, como asesor para su representación en Latinoamérica

El organismo tiene expertos en Física de Alta Energía en todos los continentes

Una tarea nada fácil, pero que asumió como un gran desafío, es la que tendrá nuestro director del Departamento de Física, doctor Claudio Dib, quien en agosto fue nombrado por el Grupo de Consejeros del Foro Snowmass de Estados Unidos, como su representante para América Latina.

“Snowmass” es un ejercicio de la comunidad de Física de Alta Energía de los Estados Unidos, que se desarrolla cada ciertos años, para visualizar qué se debe hacer en infraestructura de investigación de alta energía en las próximas décadas. Por lo mismo, esta entidad, que ha ido creciendo a lo largo del tiempo, también hace recomendaciones a las agencias que financian la ciencia en Estados Unidos.

“Como el área de Alta Energía hoy se hace entre varios países por lo que es una actividad de colaboración a nivel mundial. La comunidad de Estados Unidos quiere hacer esta planificación integrada con las visiones del resto del mundo. Por eso solicitaron a otros países y continentes su participación. En especial, pidieron tener miembros en el Consejo Asesor de Snowmass a un representante de Canadá, de Europa, de Asia Oriental, de Latinoamérica, de África, entre otros. En el caso de Latinoamérica, la solicitud llegó a LASF4RI, que es una organización de Física de Alta Energía latinoamericana, que busca un objetivo similar, de aunar esfuerzos para el desarrollo de esta ciencia en nuestro continente. Desde LASF4RI se me ofreció ser el representante de los físicos latinoamericanos en Snowmass” comenta el recientemente nombrado nuevo asesor.

VISIÓN LATINOAMERICANA

Como miembro del consejo asesor, la tarea de Claudio Dib es muy importante, ya que deberá lograr que las propuestas de Snowmass contengan también planes, intereses y colaboraciones futuras con la comunidad científica de Latinoamérica.

“Esto es una excelente oportunidad para generar beneficios de conocimiento científico en nuestra sociedad, de participación en avances tecnológicos de interés mundial, como también de establecimiento de infraestructura mayor de investigación en nuestros países, donde nuestra comunidad científica no sólo sea partícipe adicional, sino que asuma
compromisos de liderazgo y represente al más alto nivel intereses de cada país”, agrega.

Sin duda, continúa Dib, “es un reconocimiento de los colegas latinoamericanos al trabajo que, con mis colegas en Chile, hemos estado impulsando por casi dos décadas: el establecimiento de la actividad experimental de Física de Partículas en Chile y en colaboración con el mundo científico. La primera meta exitosa en esa dirección fue la inclusión de Chile en los experimentos del gran colisionador de hadrones del CERN, lo que a la vez nos permitió participar en otros experimentos en Jefferson Lab y Fermilab en los EUA”.

Estos esfuerzos incluyen también según señala Dib, la iniciativa que se ha impulsado con colegas de Argentina, Brasil y México de crear el laboratorio subterráneo ANDES en el interior del túnel Agua Negra, para la exploración de la Física de Partículas y del Cosmos.
“Este último proyecto, por cierto, está a la espera de que Argentina y Chile concreten el proyecto de construcción del túnel, que no es una obra científica, sino una obra vial, de costos mucho más altos y dependientes de otras oficinas de gobierno”.

LA IMPORTANCIA DE LA FÍSICA DE PARTÍCULAS

Pero ¿por qué la Física de Partículas es tan importante para que organizaciones como Snowmass deseen estar al tanto de lo que se investiga en el resto del mundo? La Física de Partículas -también llamada Física de Alta Energía- es el área de la física que estudia de qué está hecha la materia al nivel más fundamental. Esto significa también estudiar la materia a escalas de tamaño lo más pequeñas posibles, a energías lo más altas posibles.

Este conocimiento, entre otras cosas, permite entender el origen y evolución del universo, explicar los fenómenos que ocurren en el interior del núcleo atómico, el origen de la energía del Sol y otros astros. Además, debido al enorme desafío que significa hacer experimentos para explorar estos temas, los estudios experimentales impulsan, notablemente, el desarrollo de nuevas tecnologías y sus aplicaciones en otras disciplinas. “Por ejemplo, es notable la influencia de la física de partículas en la medicina, en especial, en todo lo que es obtener imágenes del interior del cuerpo humano” señala.

Claudio Dib, luego de terminar su carrera de Ingeniería Civil Electrónica, encontró en la Física su verdadera vocación y dentro de ella, la física de partículas como su área de estudio, en donde ha desarrollado la mayor parte de su investigación. “Lo encontré fascinante. Siempre me ha parecido increíble que los seres humanos podamos descubrir las leyes fundamentales del mundo físico y, luego de conocer esas leyes, uno pueda predecir correctamente qué pasaría en un experimento u otro, o, en general, cómo se comportaría la materia en una u otra circunstancia. Por ejemplo, me resulta asombroso que hayamos podido entender los mecanismos por los cuales el Sol emite su energía” nos cuenta el nuevo asesor para Latinoamérica de Snowmass, quien ahora buscará contribuir al diseño de una visión y estrategia para las próximas décadas de la física de partículas en los Estados Unidos y sus pares internacionales.