Departamento de Física de la USM entregó grados de Licenciatura y Magíster

La ceremonia realizada según las actuales restricciones sanitarias, permitió reconocer el esfuerzo de los nuevos titulados y graduados e invitarlos a contribuir a la sociedad mediante el desarrollo de la ciencia.

Ante la presencia de autoridades universitarias, profesores y familiares, el Departamento de Física de la Universidad Técnica Federico Santa María realizó su ceremonia de titulación 2020 el pasado viernes 27 de noviembre. Siguiendo un estricto protocolo de acuerdo con las normas sanitarias vigentes, nueve estudiantes recibieron su diploma de Licenciatura en Ciencias, mención Física, y un profesional obtuvo su grado de Magíster en Ciencias, mención Física.

Dirigiéndose a los presentes, Claudio Dib, Director del Departamento de Física, felicitó a los titulados y graduados por completar “un trabajo de perseverancia y esfuerzo en muchos sentidos: racional, relacional y, por cierto, emocional”. Así, los instó a sentirse orgullosos por haber concluido con éxito el objetivo inicialmente propuesto: obtener un grado que, si bien no define su futuro, “les abre una puerta a más posibilidades, a más opciones; y les agrega un grado de libertad”.

“La vida profesional es esencialmente cómo, a través de su trabajo, usted realiza contribuciones que tengan valor para los demás. Los llamo a que descubran sus infinitas posibilidades y disciernan el proyecto de vida profesional que su corazón los llama a seguir”, expresó Dib a sus estudiantes.

Por su parte, Alfonso Zerwekh, Coordinador de Postgrado del Departamento de Física, se dirigió especialmente a los egresados de magíster, destacando que este título significa un gran paso en su formación como científicos pues inician su camino en la creación de nuevos saberes. Ante el comienzo de esta etapa los motivó a desarrollar su labor sin aislarse del entorno, reconociendo siempre el esfuerzo de generaciones pasadas y la importancia de la razón: “Especialícense, pero no pierdan de vista lo que está más allá de sus especialidades. Vean el mundo en su amplitud y en la diversidad de lo humano. Sean conscientes de qué ignoran, pues solo puede aprender aquel que reconoce que no sabe”.

Así, los invitó a compartir el conocimiento desarrollado sin dejar de cuestionarse. “Parte de la misión de ustedes, queridos discípulos, es iluminar el mundo; vayan y hagan realidad el motto de nuestra Universidad: ex umbra in solem. Hagan brillar la luz, iluminen las mentes y hagan del mundo un lugar mejor”, declaró el académico.

Finalmente, en representación de los estudiantes de Licenciatura en Ciencias, mención Física, Diego Cortés Garcés agradeció a quienes los apoyaron durante este camino: sus familias, cuyo esfuerzo y sacrificio les permitió llegar al término de la carrera; los profesores, que les enseñaron a ver el mundo a través de la ciencia y trabajar con pasión y dedicación; y los funcionarios de la Universidad, que siempre realizaron su labor con gran disposición y amabilidad, especialmente Loreto Silva, secretaria del Departamento de Física que los acompañó durante la ceremonia.

Valoró también los momentos vividos junto a sus compañeros, quienes desarrollaron un vínculo afectivo durante sus años de estudio. “Déjenme decirles que si enfocamos todo ese amor en la ciencia y en nuestro trabajo, vamos a lograr grandes cosas. Estoy seguro de que ustedes van a ser grandes hombres y mujeres de ciencia”, concluyó el nuevo titulado.

Quienes deseen revisar las imágenes de la ceremonia, deben ingresar al siguiente enlace.

Noticia original en el siguiente enlace.

Profesor del Departamento comenta alcances del premio Nobel de Física 2020

Antonio Montero, Doctor en Astrofísica, comenta los importantes hallazgos.

El inglés Roger Penrose, el alemán Reinhard Genzel y la estadounidense Andrea Ghez fueron reconocidos por la Academia Sueca con el premio Nobel de Física 2020 por su trabajo sobre agujeros negros, su relación con la teoría de la relatividad de Albert Einstein y por hallar un agujero negro en el centro de la Vía Láctea.

Antonio Montero, Doctor en Astrofísica y profesor asistente del Departamento de Física de la USM, es experto en evolución de galaxias y cosmología, y nos explica la importancia de los hallazgos realizados por los científicos premiados por la academia.

¿Nos podrías comentar en qué consisten los hallazgos de los premio Nobel de Física sobre agujeros negros? ¿Cuáles son sus contribuciones?

En el caso de Sir Roger Penrose, que es además uno de los cosmólogos más importantes del siglo XX y principios del XXI, puede decirse que demostró matemáticamente la existencia (inevitable) de los agujeros negros, que ya era predicha por la Teoría de la Relatividad de Albert Einstein.

Reinhard Genzel y Andrea Ghez, por otro lado, han sido galardonados por su trabajo experimental. Descubrieron un objeto en el centro de la galaxia que, según indican las observaciones, sólo puede describirse como un agujero negro de enorme tamaño (“supermasivo”). Gracias a este descubrimiento, hoy sabemos que la mayoría de las galaxias masivas albergan en su región central un objeto de estas características, que se “nutre” del material circundante. Se trata, por lo tanto, de un caso más en el que la academia sueca reconoce, al mismo tiempo, la contribución teórica y experimental a un descubrimiento.

La academia cita el premio diciendo que “Los descubrimientos de los galardonados de este año han abierto nuevos caminos en el estudio de objetos compactos y supermasivos” ¿Nos podrías explicar este punto?

Efectivamente. Cabe resaltar que el estudio de los agujeros negros se han convertido, en los últimos 50 años, en un campo fundamental para la astrofísica y la cosmología. Su relevancia es notable para infinidad de teorías astrofísicas, que no sólo atañen a su formación, sino a la  influencia que los mismos ejercen sobre procesos tan dispares como la evolución de galaxias o la generación de ondas gravitacionales.

Centrándonos un poco más en la pregunta, los “objetos compactos” son el resultado último de la evolución estelar. Cuando una estrella agota totalmente su combustible, el cual le permite emitir energía y mantener su estructura, termina colapsando por efecto de su propia masa. Este proceso de “colapso gravitatorio”, dependiendo de la masa de la estrella, puede dar lugar a tres tipos de objetos compactos, cuya formación  viene generalmente precedida de una gran explosión o supernova: enana blanca, estrella de neutrones, y, finalmente, para las estrellas  más masivas, agujeros negros.

En el caso de éstos últimos, no existe fuerza que pueda detener el colapso del material, produciéndose la “rotura”  del espacio-tiempo y creándose lo que se conoce como una “singularidad” (un punto de infinita densidad y donde las  leyes de la física conocida no se cumplen). Aquí precisamente entra en escena la teoría de Einstein.

Estos agujeros negros, particularmente los que se encuentran en el centro de las galaxias, pueden continuar “acretando” (absorbiendo) material, dando lugar a un agujero negro supermasivo.  Se estima que la masa del agujero negro hallado por Genzel y Ghez en el centro de nuestra Vía Láctea es más de cuatro millones de veces la masa del Sol.

Hace más de un año tuvo lugar uno de los mayores hitos en la historia de la astrofísica, particularmente en lo que a la observación del Universo se refiere. Se trata de la primera fotografía de un agujero negro, tomada por una red internacional de radiotelescopios llamada Event Horizon Telescope (EHT o Telescopio de Horizonte de Sucesos, en español).

¿Cuál crees que son los desafíos a futuro sobre el estudio de agujeros negros? ¿Cuál es la dificultad para estudiarlos?

Existe, por supuesto, un desafío inherente al estudio de los agujeros negros, que viene determinado por sus propias características físicas. La existencia de una singularidad implica que ni siquiera la luz puede escapar del campo gravitatorio de un agujero negro, por lo que éstos no pueden ser observados directamente (a diferencia de otros objetos astronómicos como estrellas o galaxias). Lo que sí se puede hacer es observar la luz emitida por el material que es absorbido por el agujero negro (como en el caso de la fotografía obtenida con el EHT) o estudiar la influencia indirecta (gravitatoria) que éste ejerce sobre los objetos y el material circundante.

Realmente son muchos los desafíos concretos para el futuro, tanto desde el punto de vista teórico como experimental, pero los avances de las últimas décadas nos hacen ser optimistas. Hasta ahora, son pocos los agujeros negros cuya existencia haya sido confirmada y que puedan ser estudiados. Destacaría en este aspecto, las fascinantes posibilidades que la reciente detección de las ondas gravitacionales, otra ilustre predicción de la teoría de Einstein, proporcionan en el campo del estudio de los agujeros negros.

¿Algo importante para destacar?

Primero, una curiosidad: el artículo donde Penrose formula su teoría sobre el colapso gravitatorio, según la cual da lugar ineludiblemente a una singularidad (agujero negro), y por el cual ha recibido este premio Nobel, fue publicado en 1965. Ese mismo año nacía Andrea Ghez, otra de las galardonadas con el Nobel, y la cuarta mujer en recibir esta distinción.

Segundo, cabe destacar la importante contribución de la astronomía chilena al estudio experimental de los agujeros negros. Gran parte de las observaciones de Genzel fueron realizadas con el VLT, un sistema de telescopios ubicado en el Observatorio Paranal, en la región de Antofagasta. Por otro lado, los radiotelescopios ALMA y APEX, también radicados en tierras chilenas, participan en el citado proyecto EHT, responsable de la obtención de la primera fotografía de un agujero negro.

Noticia original: https://noticias.usm.cl/2020/10/08/profesor-del-departamento-de-fisica-comenta-alcances-del-premio-nobel-de-fisica-2020/

Estudiantes de la Licenciatura en Astrofísica crean nuevo logo de la Carrera

El pasado 16 de junio se llevó a cabo un concurso organizado por el Departamento de Física en donde se solicitó la participación de los estudiantes de primera generación de la nueva carrera Licenciatura en Astrofísica. El motivo del evento consistió en el diseño y elección del logo de la carrera.

El jurado estuvo compuesto por Mónica Pacheco, jefa carrera de ambas licenciaturas en Casa Central; Diego Aristizábal, jefe carrera de ambas licenciaturas en Campus San Joaquín; Paola Quitral, Profesora de Casa Central y Sebastián Mendizábal, Académico de Campus San Joaquín.

Y EL GANADOR ES

El estudiante ganador fue Gonzalo Muñoz Justiniano, alumno de Campus San Joaquín, quién se llevó como premio un Atlas del Cielo enviado directamente a su hogar.

Gonzalo compartió algunas de sus apreciaciones aprovechando la ocasión: “Yo antes de entrar a la carrera de Astrofísica estuve un semestre en la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Chile. Lo curioso es que siempre sentí que debía convertirme en un científico, no pregunten cómo es que terminé en la Facultad de Arquitectura, porque ni yo lo sé. Entonces, llegó mi despertar científico que me hizo abandonar esta Universidad para estudiar en la USM la Licenciatura en Astrofísica. Así que al enterarme del concurso sentí que tenía una oportunidad de poder aportar, uniendo algo de arte y ciencia para hacer el logo de esta carrera. Sucede que siempre he tenido una gran dualidad entre ciencia y arte, no puedo concebir una sin la otra en muchos aspectos, ambas intentan hallar el significado de la naturaleza de las cosas. Creo que esta carrera les da a mis compañeros y a mí una maravillosa oportunidad de poder hacer preguntas, y tener la capacidad de buscar respuestas, niños que nunca crecieron y siguen preguntando cada vez que la curiosidad emana de sus ojos.”

Respecto a su premio Gonzalo añadió: “El regalo está increíble, y aún más increíble el regalo de poder participar en este concurso y dejar mi granito de arena en esta USM. Es muy interesante como veo con otros ojos el contenido del libro que recibí como regalo, solo con ya haber estado un semestre en esta universidad aprendiendo de primera mano una disciplina como la física y la astrofísica.”

En el concurso también participaron los siguientes estudiantes:

Anahy Torres, Casa Central
David Tobar, Campus San Joaquín
Judytza Tapia, Casa Central
María Arenas, Campus San Joaquín

El logo finalmente escogido y diseñado por Gonzalo Muñoz se muestra a continuación:

Director del Departamento de Física es nombrado asesor de Snowmass

El organismo tiene expertos en Física de Alta Energía en todos los continentes

Una tarea nada fácil, pero que asumió como un gran desafío, es la que tendrá nuestro director del Departamento de Física, doctor Claudio Dib, quien en agosto fue nombrado por el Grupo de Consejeros del Foro Snowmass de Estados Unidos, como su representante para América Latina.

“Snowmass” es un ejercicio de la comunidad de Física de Alta Energía de los Estados Unidos, que se desarrolla cada ciertos años, para visualizar qué se debe hacer en infraestructura de investigación de alta energía en las próximas décadas. Por lo mismo, esta entidad, que ha ido creciendo a lo largo del tiempo, también hace recomendaciones a las agencias que financian la ciencia en Estados Unidos.

“Como el área de Alta Energía hoy se hace entre varios países por lo que es una actividad de colaboración a nivel mundial. La comunidad de Estados Unidos quiere hacer esta planificación integrada con las visiones del resto del mundo. Por eso solicitaron a otros países y continentes su participación. En especial, pidieron tener miembros en el Consejo Asesor de Snowmass a un representante de Canadá, de Europa, de Asia Oriental, de Latinoamérica, de África, entre otros. En el caso de Latinoamérica, la solicitud llegó a LASF4RI, que es una organización de Física de Alta Energía latinoamericana, que busca un objetivo similar, de aunar esfuerzos para el desarrollo de esta ciencia en nuestro continente. Desde LASF4RI se me ofreció ser el representante de los físicos latinoamericanos en Snowmass” comenta el recientemente nombrado nuevo asesor.

VISIÓN LATINOAMERICANA

Como miembro del consejo asesor, la tarea de Claudio Dib es muy importante, ya que deberá lograr que las propuestas de Snowmass contengan también planes, intereses y colaboraciones futuras con la comunidad científica de Latinoamérica.

“Esto es una excelente oportunidad para generar beneficios de conocimiento científico en nuestra sociedad, de participación en avances tecnológicos de interés mundial, como también de establecimiento de infraestructura mayor de investigación en nuestros países, donde nuestra comunidad científica no sólo sea partícipe adicional, sino que asuma
compromisos de liderazgo y represente al más alto nivel intereses de cada país”, agrega.

Sin duda, continúa Dib, “es un reconocimiento de los colegas latinoamericanos al trabajo que, con mis colegas en Chile, hemos estado impulsando por casi dos décadas: el establecimiento de la actividad experimental de Física de Partículas en Chile y en colaboración con el mundo científico. La primera meta exitosa en esa dirección fue la inclusión de Chile en los experimentos del gran colisionador de hadrones del CERN, lo que a la vez nos permitió participar en otros experimentos en Jefferson Lab y Fermilab en los EUA”.

Estos esfuerzos incluyen también según señala Dib, la iniciativa que se ha impulsado con colegas de Argentina, Brasil y México de crear el laboratorio subterráneo ANDES en el interior del túnel Agua Negra, para la exploración de la Física de Partículas y del Cosmos.
“Este último proyecto, por cierto, está a la espera de que Argentina y Chile concreten el proyecto de construcción del túnel, que no es una obra científica, sino una obra vial, de costos mucho más altos y dependientes de otras oficinas de gobierno”.

LA IMPORTANCIA DE LA FÍSICA DE PARTÍCULAS

Pero ¿por qué la Física de Partículas es tan importante para que organizaciones como Snowmass deseen estar al tanto de lo que se investiga en el resto del mundo? La Física de Partículas -también llamada Física de Alta Energía- es el área de la física que estudia de qué está hecha la materia al nivel más fundamental. Esto significa también estudiar la materia a escalas de tamaño lo más pequeñas posibles, a energías lo más altas posibles.

Este conocimiento, entre otras cosas, permite entender el origen y evolución del universo, explicar los fenómenos que ocurren en el interior del núcleo atómico, el origen de la energía del Sol y otros astros. Además, debido al enorme desafío que significa hacer experimentos para explorar estos temas, los estudios experimentales impulsan, notablemente, el desarrollo de nuevas tecnologías y sus aplicaciones en otras disciplinas. “Por ejemplo, es notable la influencia de la física de partículas en la medicina, en especial, en todo lo que es obtener imágenes del interior del cuerpo humano” señala.

Claudio Dib, luego de terminar su carrera de Ingeniería Civil Electrónica, encontró en la Física su verdadera vocación y dentro de ella, la física de partículas como su área de estudio, en donde ha desarrollado la mayor parte de su investigación. “Lo encontré fascinante. Siempre me ha parecido increíble que los seres humanos podamos descubrir las leyes fundamentales del mundo físico y, luego de conocer esas leyes, uno pueda predecir correctamente qué pasaría en un experimento u otro, o, en general, cómo se comportaría la materia en una u otra circunstancia. Por ejemplo, me resulta asombroso que hayamos podido entender los mecanismos por los cuales el Sol emite su energía” nos cuenta el nuevo asesor para Latinoamérica de Snowmass, quien ahora buscará contribuir al diseño de una visión y estrategia para las próximas décadas de la física de partículas en los Estados Unidos y sus pares internacionales.

Iván Schmidt: “Todavía tengo mucho por hacer y aprender”

El académico e investigador, uno de los pioneros del actual departamento de Física, cumplió 50 años de servicio.

La Física ha sido su pasión desde su niñez. Su curiosidad por saber cómo funciona todo lo llevó a que después de estudiar Ingeniería Civil Electrónica en nuestra Casa de Estudios, optara por seguir especializándose, esta vez en Física, para luego volver a la Universidad Santa María a formar parte del nuevo Departamento de Física. Desde esa fecha han pasado cinco décadas.

Toda una vida entregada a esta labor, que aún continúa siendo su gran pasión. Nos asegura que le sorprende que haya pasado tanto tiempo, porque siente que todavía tiene mucho por hacer y aprender.

Al conversar con este doctor en Física de la Universidad de Stanford se siente la importancia de amar lo que uno hace, y él, con su vasta trayectoria en el Departamento de Física tiene la humildad para reconocer que aún tiene cosas por aprender. Pudo haberse quedado en Estados Unidos, tenía las  posibilidades para hacerlo, pero optó por volver, porque quería retribuir con todo el conocimiento y los contactos adquiridos en potenciar el campo de la Física, principalmente en la que fuera su Universidad, tarea que como él mismo relata, no fue fácil.

“Fue un trabajo muy importante, intenso en el que ayudé para que en esa época el Departamento de Física empezará a desarrollarse en otras áreas. Si se compara el Departamento hoy a lo que era hace 50 años, el cambio es tremendo. Ahora, debo reconocer, pensé que sería más rápido” relata. “Empecé con un programa de magíster, se aprobaron 5 o 6 contrataciones, pero nadie quería venir” recuerda, señalando que todos quienes querían hacer investigación preferían desarrollarla en institutos y universidades
con departamentos consolidados.

El trabajo que se realizó fue importante, pero los resultados valieron la pena. Schmidt recuerda que debió ser especialmente persuasivo, pues para que el Departamento tuviera éxito éste debía estar conformado por un buen cuerpo académico. “En mi opinión, lo mejor que debe tener una Universidad es su cuerpo académico, porque si tiene buenos académicos tendrá entonces buenos alumnos… y fue así como llegaron paulatinamente a las distintas áreas, académicos como Claudio Dib, Alfonso Zerwekh, Patricio Vargas, William Brooks, entre otros” añade. “Vinieron postdoc que también se fueron quedando, pero ese proceso fue largo, pensamos que sería más fácil, pero demoró.

Ahora el Departamento de Física se compara con cualquier otro departamento de una universidad razonablemente buena, tenemos un programa de doctorado muy bueno. Las cosas no son perfectas, pero si bastante buenas” enfatiza.

Un ejemplo de lo anterior señala Schmidt, “es que hoy, el Departamento de Física, es el que produce más investigación en la Universidad”.

CONVIVIENDO CON LUCIANO LAROZE

“En estos 50 años, Iván ha vivido una serie de anécdotas, sin embargo, al momento de recordar momentos memorables, inmediatamente habla de Luciano Laroze. Recuerda muchas cosas que hacía Luciano, quien fuera un excelente académico. “Era todo un personaje, era una persona muy especial. Al inicio estaba muy en contra de la investigación, y después lo entendió, se puso la camiseta del departamento y estaba contento con todo lo que se estaba gestando” recuerda.

Para quienes no conocieron a Luciano, el profesor Laroze fue alumno de la USM y uno de los primeros en volver con el grado de Doctor e integrarse como académico al Departamento de Física. Su compromiso con la Docencia y la Institución, lo llevaron a ocupar altos cargos en la Universidad. Fue vicedecano de la Facultad de Matemática y Física en los años 1973 y 1974, y director del Departamento de Física en varias oportunidades. También fue Consejero Académico y por varios años, presidente del Sindicato de Profesores. Participó activamente en la Sociedad Chilena de Física.

“Verlo discutir o exponer con los rectores que hubo después del 73, llamaba la atención, no tenía empacho, aun cuando los rectores fueran del Gobierno Militar, Luciano se levantaba y decía ‘muy mal hecho’”, ríe recordando al profesor Laroze, quien falleciera en el 2006.

AMOR POR LA FÍSICA

La carrera de Física ha tenido grandes cambios y avances a lo largo del tiempo, principalmente porque se ha empezado a enseñar de una manera más amena y amigable, interesando a los alumnos desde una edad más temprana, aunque, en palabras del doctor Schmidt, todavía falta por acercarla más. Programas nacidos, incluso, desde el mismo Departamento buscan eso, como Física en Acción que lidera el profesor William Brooks.

“Los profesores de física que enseñan en los colegios generalmente lo hacen a través de ecuaciones, pero hay muchas cosas que se pueden explicar solamente con palabras, la física explica prácticamente todos los fenómenos de la naturaleza” añade.

Fue precisamente esa sed de conocimiento la que llevó a Iván Schmidt a estudiar Física. “Yo me cambié a Física por dos razones, estudié ingeniería electrónica, pero cuando terminé la carrera me pregunté si quería trabajar en eso y dije que no. ¿Qué me había gustado? Pues la física y junto con Viktor Slüsarenko, nos dedicamos a la física”. En esa época sólo se estudiaba Física en la Universidad de Chile, Iván Schmidt emigró para estudiar primero en Santiago y después hizo su doctorado en Estados Unidos.

“La segunda razón (de porqué se dedicó a la Física) es que a mí me gusta aprender, me gusta saber cosas que no sé, entonces pensando dónde más se puede hacer eso es en Física, como no voy a saber estas cosas, qué se sabe de mecánica cuántica, relatividad. La Física es entender los fenómenos naturales, ¿qué son los colores?, ¿por qué se produce el arcoiris?, ¿por qué el sol produce energía? Todo es muy interesante. No hay ninguna persona, que haya estudiado física, que se haya arrepentido. Desde el nivel más básico” asegura Schmidt.

SU TRABAJO ACTUAL Y LA PANDEMIA

En 50 años su trabajo ha ido variando, pero siempre dentro de la Física Teórica. Actualmente el profesor Schmidt se encuentra desarrollando su investigación en partículas elementales o física de alta energía. “Tratar de entender cuáles son las leyes últimas o fundamentales que rigen el comportamiento de la materia y las partículas básicas. Eso se llama de alta energía, porque para ver eso se necesita llegar al interior de la materia, ver qué pasa dentro del protón y crear nueva materia” cuenta.

Su trabajo no se ha visto muy afectado por la pandemia del COVID-19 y la cuarentena. “Con la situación actual se complica en el sentido de que no se puede ir a las conferencias, pero yo no viajo tanto, podría ir más, pero en la práctica no significan tantas cosas. Se extrañan las conversaciones con los colegas, pero hay que acostumbrarse, además como soy físico teórico no hay mayor diferencia, para los experimentales si que es un gran problema” enfatiza.

Con los cursos, tampoco ha tenido problemas. “Los alumnos no han significado una gran dificultad, es mejor para ellos creo, porque tienen las grabaciones, pueden mirarlas de nuevo, hay ciertas cosas que son mejor presencial, pero no ha habido grandes dificultades”.

GRANDES MOMENTOS

En su trayectoria en la Universidad Santa María, tanto como alumno como académico e investigador, ha vivido cosas importantes. “Como alumno fue el paro del año 69; como profesor hay un montón de cosas: empecé con el magíster, el doctorado de Física, que fueron varias personas, pero el magíster fui yo quien lo propuse… tuve una cátedra en ciencia durante 5 años, y el presupuesto podía gastarlo en lo que quisiera y yo decidí ocuparlo contratando gente. Otros gastaban en computadores, viajes, yo lo hacía trayendo a postdoc, con eso mi producción creció bastante” recuerda.

Otro gran logro en estos 50 años de Schmidt fue “empezar con el centro, CCTVal, ojalá el Gobierno nos diera más recursos, lo que dan es exiguo, pero ha podido ser importante. Yo he sido el director durante 10 años, no he sido el único, también William Brooks y Claudio Dib añade.

¿Y qué viene ahora? “yo siempre pienso que estoy recién empezando y me dicen 50 años, y no lo puedo creer. Me quedan cosas interesantes por hacer, las personas deberían poder hacer lo que les guste; y más encima me pagan” concluye feliz al hablar de lo que es su pasión y recordar cómo ha sido su trayectoria estas cinco décadas.

USM impartirá la carrera de Licenciatura en Astrofísica en Valparaíso y San Joaquín

Desde el primer semestre de 2020 la Casa de Estudios, a través de su Departamento de Física, formará profesionales preparados para el estudio de los cielos y el universo.

Durante los últimos años la humanidad ha presenciado una serie de descubrimientos que han ampliado la comprensión del cosmos. Desde la primera fotografía de un exoplaneta a la demostración de que la expansión del universo está acelerándose, pasando por la observación de estrellas que orbitan el agujero negro de nuestra Vía Láctea, cada uno de estos avances ha generado, a su vez, nuevas preguntas, que deberán ser estudiadas por quienes estudien los astros.

En este contexto, la Universidad Técnica Federico Santa María, a través de su Departamento de Física, comenzará en 2020 a impartir la carrera de Licenciatura en Astrofísica, en sus Campus ubicados en Valparaíso y San Joaquín.

El objetivo es contribuir a la formación de profesionales de excelencia que puedan liderar los desafíos y oportunidades que esta área presenta para Chile y el mundo.

Además de guiar el aprendizaje de sólidos conocimientos en física y astronomía, el plan de estudios apunta hacia el desarrollo de capacidades de trabajo interdisciplinario y las competencias sello de la Institución, que le permitirán a los egresados continuar sus estudios en programas de postgrado nacionales o internacionales.

El Director del Departamento de Física de la USM, el Dr. Claudio Dib, explica que “nuestra idea es que esta Universidad, con su carácter técnico ingenieril, contribuya a formar jóvenes en astrofísica, con una componente adicional hacia la instrumentación necesaria para la observación astronómica, el entendimiento de la estructura de los astros, las galaxias y del cosmos en general”.

“También tenemos capacidades en las áreas de informática y electrónica que son muy relevantes para el estudio de la astrofísica, por la cantidad de datos que acumula la observación astronómica hoy en día. Actualmente hay muchos de nuestros ingenieros que trabajan en observatorios, entonces creo que la creación de esta licenciatura generará una simbiosis que no solo ayudará a nuestros futuros estudiantes de ciencia, sino también a las ingenierías”, detalla el académico.

Campo laboral

Según la cadena de noticias británica BBC, se estima que en los próximos años nuestro país concentre el 70% la superficie de observación astronómica mundial, producto del inicio de una serie de proyectos multinacionales, como el Gran Telescopio para Rastreos Sinópticos (LSST), que catalogará todo el cielo visible y publicará las imágenes en línea, y los telescopios Gigante Magallanes (Giant Magellan Telescope)  y Europeo Extremadamente Grande (Extremely Large Telescope), que se sumarán al complejo ALMA, el más importante del planeta.

No obstante, para el Dr. Dib el campo laboral puede ir más allá de la astronomía, ya que la formación científico-tecnológica es muy profunda, y les permitirá, a medida se desarrolle el país, desempeñarse en otras áreas de la industria, aportando sus conocimientos de ciencias y capacidades computacionales.

Departamento de Física realiza jornada para elaboración del Plan de Desarrollo de la Unidad

El miércoles 6 de noviembre del presente año, se llevó a cabo una jornada de trabajo multi estamental en donde el Departamento estableció sus Objetivos Estratégicos de largo plazo.

Con gran participación el Departamento de Física reunió a miembros de todos los estamentos, en donde asistieron Académicos, estudiantes de Licenciatura, Magíster y Doctorado, Secretarias, Apoyos Académicos, Profesores part time e Investigadores.

La jornada tuvo lugar en el Hotel Bosque de Reñaca (Ex Conference Town) en donde se llevó a cabo una jornada de amplia discusión y aportes al Plan de Desarrollo de la Unidad que regirá para los años 2020 a 2024.

Dentro de los principales tópicos abordados, se presentaron las definiciones estratégicas por parte del Encargado del Plan de Desarrollo Sr. Patricio Vargas (Académico del Departamento), además del diagnóstico FODA de la Unidad.

Adicionalmente, se trabajó en concretar los Objetivos Estratégicos como base del quehacer departamental en cada una de sus áreas de trabajo, y finalmente se trabajó en un esbozo de los principales planes de acción.

El trabajo realizado por el Departamento se enmarca en el proceso de reacreditación institucional y se alinea con el Plan Estratégico USM, dando luces de importantes ámbitos a mejorar así como los recursos y plazos necesarios para su consecución.